La Iglesia a la escucha de los jóvenes

Foto La Iglesia a la escucha de los jóvenes

El martes 19 de junio, en el Vaticano, se llevó a cabo el Encuentro Anual de los Movimientos Eclesiales y Nuevas Comunidades de laicos se celebra todos los años en el Dicasterio de los laicos, familia y vida, situado en el Palazzo San Calisto, Sala Pio XI, pero este año tenía el reto especial de colaborar con las actividades llevadas a cabo para la preparación del próximo del Sínodo de los Jóvenes.

Bajo el título “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Se invitó a diferentes movimientos y nuevas realidades de laicos a traer un joven a Roma que pudiera hablar de lo que se está haciendo en su movimiento por y para los jóvenes, cómo se trabaja con ellos, con especial hincapié también al discernimiento vocacional, esta vez se dejó escuchar la voz de los jóvenes y la reunión se pareció más a un foro, donde se compartió aquello que se está haciendo en la Iglesia con ellos.

Entre otros se encontraban, Camino Neocatecumenal, Comunidad Cenáculo, Cooperadores del Opus Dei, Comunión y Liberación, Equipos de Nuestra Señora, Hogar de la Madre, Talleres de Oración y Vida, Institute for World Evangelisation… en total 46 movimientos, entre los que también nos encontrábamos las Células Parroquiales de Evangelización.

 Al congregar a tantas realidades eclesiales, se tuvo que reducir el tiempo para cada exposición, cada movimiento dispuso de 3 minutos para exponer lo que se está haciendo. Al terminar la intervención se entregaba un documento preparado por cada movimiento, con más detalle, con las aportaciones y realidades de su trabajo. Se entregaban los documentos al Cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, estos serán estudiados por una comisión y las conclusiones serán entregadas y leídas en el Sínodo por los obispos y el Papa.

En el caso de las Células Parroquiales de Evangelización, se escogió a Vicente J. Estalrich Ferrer como representante de los jóvenes, se buscó un representante no italiano para reforzar el hecho de que, aunque nacida en Italia,  esta es una realidad extendida hoy por los cinco continentes.

El SCPE, se reconoce como una experiencia de nueva evangelización que se desarrolla siempre dentro de la parroquia, contribuyendo a que esta pueda conseguir una verdadera conversión comunitaria y de apertura hacia “los alejados”, para desarrollar en los laicos de cualquier edad la pasión por el anuncio del Evangelio.

Muchos jóvenes en todo el mundo han descubierto la belleza de ser cristianos gracias a este camino semanal dentro de una Célula, donde viven una verdadera conversión del corazón suscitada por un encuentro personal con Cristo, el único capaz de dar a la vida un nuevo horizonte. 

Las células de los jóvenes participan activamente en la misión pastoral de la parroquia, compartiendo la pasión del anuncio en el lenguaje de los jóvenes de hoy en día, acogiendo sus propias necesidades, deseos y sueños. Los jóvenes no son solo objeto de evangelización, sino sujetos y protagonistas verdaderos de la evangelización, especialmente entre los jóvenes, aunque no solo, hay muchos testimonios donde los jóvenes son los que han transmitido la fe a sus familias. Nada mejor que un joven apasionado para apasionar a otros.

Para ello el Sistema pone un cuidado especial en la elección de los responsables de estos jóvenes (leaderes), que de forma simple, y metidos en su mundo, debe tener con ellos un acompañamiento fraterno, para ir juntos aprendiendo un nuevo estilo de vida, que es el estilo de vida de Jesús. Resaltando la necesidad de vivir en grupo esta fe que va creciendo.

Nuestra experiencia nos enseña que solo un discípulo misionero puede formar a un discípulo misionero, y solo una parroquia misionera puede preparar a todos sus componentes hacia la Nueva Evangelización.

El mismo día del encuentro, providencialmente, tuvo lugar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, la presentación del “Instrumentum laboris” de la XV Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos. Documento que junto a las aportaciones de los 46 movimientos de laicos serán objeto de este Sínodo.

El Cardenal Lorenzo Baldisseri que presentó el documento, nos transmitió a los asistentes que en el se escucha la voz de los jóvenes, sus sensibilidades, sus dudas y críticas, haciendo sentir tal y como dijo el Papa: <<el grito de los jóvenes>>. Aportaciones que tuvieron lugar en el encuentro del santo Padre con tres cientos jóvenes de diferentes partes del mundo, de diversas ideologías y religiones.

**Encuentro Anual Dicasterio de Laicos 2018**

 

Comparte la noticia

Categorías