Los tres pilares del Papa Francisco y las Células

Foto Los tres pilares del Papa Francisco y las Células

El 11 de junio de 2018, el Papa Francisco en su homilía en Santa Marta dio tres importantes claves para el evangelizador llamado a cambiar los corazones de los que tiene cerca (oikos). Tres claves que estamos viviendo y están presentes en el Sistema de la Células (SCPE) y que queremos compartirlas con todos vosotros.

A partir de esta cita del Evangelio de Mateo “Id proclamando que el Reino de Dios está cerca”. El Papa nos habló de estás tres claves, estos tres pilares fundamentales de la evangelización que son:

  •  el anuncio,
  •  el servicio
  •  la gratuidad.

ANUNCIO

El protagonista de la evangelización, de este anuncio, es el Espíritu Santo y así lo subraya el Papa Francisco: “Hemos visto planes pastorales muy bien hechos, perfectos. Pero no eran instrumentos de evangelización porque eran incapaces de cambiar los corazones”.  Sólo la obra del Espíritu Santo “es capaz de cambiar los corazones. El mandato de Jesús no tiene un carácter `empresarial´. Lo que manda hacer se sustenta en el Espíritu Santo. Es la verdadera fuerza de la evangelización. No es una cabezonería humana, es el Espíritu el que nos da la fuerza que nos lleva hacía delante”.

Sin el Espíritu Santo no podemos hacer nada. Por eso, el SCPE tiene muy presente esto:

“El compromiso en la evangelización se hace más eficaz a través de una insistente plegaria que abra al don del Espíritu Santo y a su fuerza carismática que, como confirman con fuerza las palabras de Pablo VI, es indispensable para llegar al corazón de los destinatarios de la evangelización. No es posible evangelización alguna sin la acción del Espíritu Santo.” (Art. 8 – Estatuto SCPE)

Para muchos miembros de las SCPE, el Espíritu Santo era el gran desconocido. Ha sido a través del Sistema de Células Parroquiales, en sus Células, como han ido descubriendo su acción en cada una de sus vidas, como han aprendido a relacionarse con Él, abrirse a su acción y a tomar consciencia de que el Espíritu Santo es el verdadero protagonista de la evangelización.

Antes de formar parte de una célula ni pensaban en Él. Ahora en su día a día, en su trabajo, en su familia, ante las dificultades, y sobre todo en el momento de evangelizar a sus oikos, con confianza y con insistencia se invoca al Espíritu Santo.

Cada encuentro de Célula empieza con 10 minutos de oración al Espíritu Santo y de alabanza. Porque como dice el Papa Francisco: “Él es la fuerza que nos lleva hacía delante”.

SERVICIO

El Papa Francisco en su homilía subrayó que: “Nosotros podemos anunciar cosas buenas pero sin servicio no es anuncio, parece, pero no es. Porque el Espíritu no solo te lleva adelante a proclamar las verdades del Señor y la vida del Señor, sino te lleva también a los hermanos, a las hermanas para servirlos. El servicio. Incluso en las cosas pequeñas. Es feo cuando se encuentran evangelizadores que se hacen servir y viven para hacerse servir. Es feo. Serán como los príncipes de la evangelización”.

No existe anuncio sin servicio y en el proceso de evangelización del Sistema de Células Parroquiales de Evangelización, el servicio ocupa un lugar un fundamental. Porque sólo a través de la actitud amorosa del servicio es posible construir puentes de fe y de estima. Servir es adoptar el método escogido por Jesús, imitarlo como Él mismo ordenó a sus apóstoles. Servir es, ante todo, manifestar el amor trinitario en el que creemos: Dios es amor que se da gratuitamente.

¿Y como se concreta todo esto en el SCPE? En las Células cada miembro hace experiencia y profundiza sobre el amor de Dios que se entrega gratuitamente. Un amor que nos impulsa a compartirlo con los demás. “La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido, esa experiencia de ser salvados por Él nos mueve a amarlo siempre más. Pero ¿qué amor es ese que no siente la necesidad de hablar del ser amado, de mostrarlo, de hacerlo conocerlo?” (E.G. 264).

En la Célula cada miembro es discipulado, aprendiendo a evangelizar y por tanto a servir, a través del proceso de evangelización del SCPE. En cada Célula, cada miembro reflexiona en cada encuentro sobre cómo ha servido a las personas que esta evangelizando. No se trata de dedicar varias horas a la semana a servir una persona. Se trata de acompañar, de estar, de en todo amar y servir, de manera gratuita, sin esperar nada a cambio. Se trata de mirar la persona como la mira Jesús, de servirla como Jesús lo haría en nuestro lugar. Construyendo puentes de fe y de estima.

GRATUITO

El Papa Francisco también nos dice: “Todos nosotros nos hemos salvado por Jesucristo de forma gratuita, y por lo tanto debemos dar gratuitamente lo que hemos recibido.

Los trabajadores pastorales de la evangelización deben aprender esto: su vida debe ser gratuita, el servicio, el anuncio, llevando el Espíritu. La propia pobreza empuja a abrirse al Espíritu Santo”.

Y es que para el SCPE: “El servicio es don gratuito de si mismo al otro, del propio tiempo, de las propias capacidades y posibilidades. Servir es, ante todo, manifestar el amor trinitario en el que creemos: Dios es amor que se da gratuitamente. Servir significa «vivir en el amor» y de este modo hacer entrar la luz de Dios en el mundo. «Si vemos la caridad —escribía san Agustín— vemos la Trinidad»” (Art. 10, Estatutos SCPE)

En las Células aprendemos a darnos a los demás, abriéndonos a la acción del Espíritu Santo. Experimentamos que sin Él no podemos hacer nada, que es el Espíritu Santo quien nos capacita cuando nos vamos abriendo a su acción. También experimentamos que “es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo. La alegría del Evangelio es para todo el pueblo y no puede excluir a nadie” (E.G. 23).

Ha sido una alegría inmensa poder comprobar cómo el SCPE está en completa sintonía con las palabras y el magisterio de Papa Francisco, una acción más del Espíritu Santo que renueva y hacer vibrar nuestra Iglesia. Este hecho nos impulsa a seguir adelante en este Sistema de Células que demuestra día a día que da fruto en los cinco continentes. Que el Espíritu Santo nos guie en nuestra misión.

 

Raúl Marzal Font
SCPE-España

Comparte la noticia

Categorías