IN MEMORIAM

Foto IN MEMORIAM

Las Células Parroquiales de Evangelización de todo el mundo, nos hemos unido en oración desde hace algunos días, para encomendar a la Divina Misericordia a nuestro fundador Don Pigi en los últimos momentos de su vida y esta madrugada a las 5.30 am, Don PiGi Perini ha partido hacia la casa de Dios Padre.

 

Desde el Equipo de Promoción del SCPE-España hablar de Don PiGi es siempre una oportunidad para agradecer a Dios por esta gran persona y gran sacerdote, porque fue capaz de escuchar muy atentamente al Señor y de no conformarse con lo de siempre, convirtiéndose así en un gran ejemplo para muchos y en un pastor que siempre estaba pendiente de su rebaño, ya que el Señor le regaló una mirada que iba más allá de lo que nos rodea y puso en su corazón el deseo ardiente de salir de los muros de la parroquia a buscar a los alejados y servirles. Así que, para muchos, hablar de Don PiGi Perini es sinónimo de decir “Evangelización”, en mayúsculas.

 

Don PiGi tuvo la valentía de dejarse guiar por el Espíritu Santo, y éste lo llevó a EEUU donde conoció la realidad de una “parroquia encendida en llamas”, y de allí volvió cargado de fuerza para impulsar en Europa, y después por los cinco continentes, el Sistema de las Células Parroquiales de Evangelización.

 

En Milán, en la Parroquia de Sant Eustorgio donde ha ejercido su ministerio sacerdotal por años, no se podrá olvidar nunca la fuerza de su predicación y esa verdad basada en la acción, predicación y acción siempre lo han acompañado y han ido de la mano. La Parroquia siempre estaba llena en sus Eucaristías, allí hacía vibrar a la gente y ha ayudado a la conversión de muchos con sus homilías, gracias a la fuerza y al carisma que Dios le había entregado.

 

Cuando nosotros fuimos la primera vez a Milán a conocer qué eran las Células nos impactaron mucho sus palabras. Además, ver que aquello que nos contaba era verdad y que se ponía de manifiesto en su parroquia y en él, nos impulsó para profundizar en este Sistema, ya no nos vendió una receta, sino que en primer lugar, nos dijo “que pusiéramos a la parroquia a los pies de Jesús en la Adoración”, que si después de un tiempo haciendo esto daba fruto, podríamos implantar las Células en nuestra comunidad, pero que “primero hay que poner al Señor en el centro y todo lo demás vendrá por añadidura”. De esa primera visita, recordamos también con gran cariño, la palabra con la que transformó al Promotor del SCPE-España Don Fernando Mañó, entonces sacerdote de la Parroquia de Ntra. Sra. de Loreto de Xàbia: “Coraggio”. La fuerza con la que lo dijo y cómo lo dijo, hicieron que el Espíritu Santo obrara en Don Fernando y tuviera una conversión hacia un corazón más de pastor y esto hizo posible que las Células llegaran a España.

 

En España tuvimos la suerte de tenerlo presente en el I Encuentro de las Células Parroquiales de Evangelización de España que tuvo lugar en la Parroquia de Ntra. Sra. de Loreto de Xàbia (Alicante) en marzo de 2018. Junto a él vino desde Milán el Equipo del Organismo Internacional de las Células de Evangelización para bendecir este camino de Evangelización en España. Fueron unos días cargados de emoción y de gozo con el Señor. Don PiGi, aunque venía en silla de ruedas y con muchas dificultades, quiso llevar adelante el ambicioso programa y fue muy emocionante escuchar cómo ofrecía al Papa Francisco su sufrimiento gritando, cantando y alabando siempre al Señor.

 

De Don PiGi se podrían decir muchas cosas más, pero ahora lo más importante, es dar Gloria a Dios, por su entrega, por su dedicación, por su gran obra, por su carisma y por toda su vida entregada a Dios y al servicio de los demás.

Gracias Señor por este sacerdote santo que hoy has llamado a tu Reino. Seguro que desde allí intercede por todos nosotros y, junto con Paoletta, están velando siempre por su gran carisma, que es ya, carisma para la Iglesia Universal.

Estamos seguros que hoy ha habido una gran fiesta en el cielo y aquí podemos también hacerla posible, siguiendo su misión de ser verdaderos discípulos misioneros de la fe y de la esperanza.

Descanse en la Paz del Señor.

 

Adjuntamos el mensaje que ha dirigido a las Células Parroquiales de Evangelización de todo el mundo, el Organismo Internacional de las Células de Evangelización:

“Ha llegado el momento de dejar esta vida. Peleé la buena batalla, terminé la carrera, mantuve la fe. Ahora solo tengo la corona de justicia que el Señor, el juez justo, me entregará en ese día;  …” (2 Tm 4,6-8)

 Nuestro querido Don PiGi ha pasado de la vida de esta tierra a la vida verdadera ... Ahora ve a Dios tal como es ... y puede contemplar plenamente la bondad del Señor.

 

**In memoriam D. PiGi **

Comparte la noticia

Categorías